Profecias Apocalipticas Toledo

Coincidiendo con el esplendor de la Escuela de Traductores de Toledo en el siglo XIII, se dará en Toledo la aparición de diversas profecías apocalípticas que anunciarían el fin de la Cristiandad…

Primera profecía

Durante el reinado de Fernando III el Santo, a la sazón padre de Alfonso X, se dirá que un sabio judío toledano había encontrado en las colinas que rodean la ciudad y escondido entre unas rocas, un antiguo libro escrito en hojas de madera de ciprés y en hebreo y latín. En dicho libro, se contaría la historia de la humanidad desde Adán, hasta la llegada del Anticristo, y después, las señales de la segunda venida del Señor para poner fin al reinado de Tinieblas de los tiempos últimos. El libro indicaba que su aparición se produciría durante el reinado del rey santo de Toledo (se entiende Fernando III, aunque éste no nació en Toledo) y que el tiempo de la preparación para dicho fin de los tiempos empezaba a partir de ese momento.

Siendo el rey Fernando un rey no nacido en Toledo, quizás quepa plantearse que ese rey santo de Toledo es otro. Otro que quizás todavía no ha nacido y que estaría por llegar…

Segunda profecía

La segunda gran profecía toledana y que además tendría más repercusión que la anterior, hasta el punto de que fue conocida en Europa, será atribuida al maestro Juan de Toledo. La profecía llegará a todas las cortes cristianas de la época en forma de carta y puede cotejarse en la "Crónica" de san Germano, del año 1229.

La profecía dice estar en concordancia con todos los estudios astrológicos de Toledo, así como con las profecías de los magos de "Etiopia, los sarracenos y los hebreos". La misma nos narra la llegada de un tiempo de terribles sufrimientos, decadencia y perdida del rumbo. Desgracias naturales, guerras y desorientación y corrupción moral y espiritual. Habrá gran carestía y zonas enteras de la Tierra morirán de hambre y enfermedad.

Ahora, lo más interesante de esta profecía es que dirá lo siguiente:

Antes del golpe definitivo morirá un gran Emperador, y entonces convendrá irse a los montes, zonas elevadas lejos del mar, y allí excavar cuevas en las que refugiarse con la familia con provisiones para treinta días. Pasado ese tiempo, quien haya sobrevivido podrá salir al exterior y encontrarse con el amanecer de un nuevo tiempo......

Bueno, por ahora, ninguna de estas dos profecías toledanas parece haberse cumplido si bien, viendo lo que anuncian, podría pensarse que esos tiempos últimos de tribulación que anteceden la llegada del fin de los Tiempos, bien podrían ser lo que estamos viviendo hoy día…

Leave your comment