Consejos visitas guiadas

Escoger acertadamente tu mejor opción para hacer una visita guiada en Toledo cada es más complicado… La abundante oferta, lo poco que se diferencian entre sí las distintas empresas; todas ellas con similar propuesta, marketing y estilo, el mero abaratamiento de los precios como gancho para la captación del cliente y en general, la estandarización de la “visita guiada” como estrategia para confundir al visitante y conducirle sin más a las empresas con marketing más fuerte y agresivo; han convertido la elección de un buen guía en cosa harto complicada…

Para ayudarte entonces a evitar esta situación dejamos aquí anotadas algunas pautas fundamentales que seguro podrán ayudarte a elegir correctamente:

  1. Lo principal en una visita guiada y más en un sitio como Toledo, es la conexión con el alma de la ciudad y con su significado histórico, tanto en España como en Occidente. El guía es el encargado de ser esa correa de transmisión y ese el sentido de su profesión. Esto significa, que lo principal para hacer una buena elección es el guía…
  2. De acuerdo al primer punto, el protagonista de la “visita guiada” es el guía que la va a llevar a cabo, no la empresa que ofrece la visita. Son los guías y no el marketing, los “paraguas”, o los precios “low cost”, los que te aseguran que la visita valdrá la pena.
  3. Esto significa que un buen síntoma para escoger bien es buscar propuestas diferenciadas. No intercambiables. Ni en sus guías, ni es su planteamiento. Huyendo de las empresas que gestionan esta profesión a “granel” y como en una producción en cadena. Por ejemplo, las visitas guiadas gratis o free tour.
  4. La imagen de los guías y de sus empresas, lo homogéneo de sus discursos y planteamientos, lo intercambiable de sus propuestas… Ahí tendrás pistas de dónde posiblemente te estarás equivocando. Merece la pena en este sentido distinguir las propuestas con personalidad propia y que no tratan a la “visita guiada”, como un mero souvenir…Como una cosa meramente formularia y estereotipada.
  5. La calidad de la oferta no debería resentirse nunca si en algo apreciamos Toledo, sus habitantes y los viajeros que la visitan… Pues todos en el fondo cuando visitamos un lugar, queremos cierta exclusividad, calidad y autenticidad, aprender y crecer. Y eso es responsabilidad de la oferta de servicios. Y obviamente, las iniciativas y empresas que tratan a la profesión de guía como mano de obra barata, y funcionan sin mayor vocación que el lucro, poco tienen que ver con la función social del guía turístico. Tampoco con el respeto al visitante y a la ciudad. Esta desconsideración y puro interés muchas veces salta a la vista y es indicio seguro de que podríamos estar equivocándonos…
  6. En definitiva; la falta de personalidad, lo estereotipado de la propuesta, lo intercambiable y anónimo de los guías, el gancho “low cost”, los grupos “a granel”, la sensación de “souvenir” con la que se ofrecen al visitante y de “banalización” de la “visita guiada”… Todo ello serán señales inequívocas de que podrías estar equivocándote y de que ahí, no estará precisamente tu mejor opción para escoger tu visita por Toledo.
Elegir Toledo guiado

Toledo efectivamente ha vivido en los últimos años una denigración de la “visita guiada” y en ocasiones bien parece que algunos no tengan reparo en convertirla en un parque temático. Una ciudad en la que todas las propuestas parecerán la misma, todos los guías serán igual de anónimos e intercambiables, y los visitantes son gestionados a granel sin la vocación propia de conexión y transmisión que debe tener un guía.

Apuntar justo en la dirección contraria a todo esto, es la pista más segura para acertar en tu visita guiada por Toledo… Buscar personalidad y poner el acento en los guías que llevarán a cabo la actividad siempre será así una buena manera de orientarte y acertar.